Corporación Privada de Desarrollo de la Región del Bío Bío

En el camino se arregla la carga

En el camino se arregla la carga

feb 3, 2018

Ya conocidos los nombres del nuevo gabinete ministerial comienzan inmediatamente los análisis en los medios de comunicación, sobre las trayectorias de cada ministro, sus declaraciones, en el fondo el path dependence (vía dependiente) que nos permita estimar su impronta particular al momento de interpretar y aplicar las nuevas políticas.

Pero como dice el dicho popular “en el camino se arregla la carga”. El nuevo Gobierno tendrá que adaptarse más una vez en su camino.

Un primer esfuerzo adaptativo lo veremos en las decisiones que van a tomar los ministros y los subsecretarios en relación a las políticas públicas que ya están operando. Políticamente es poco elegante autodefinirse como “anti-reforma”. Seamos claros, si estás en el poder es para hacer algo nuevo. Por tanto, son claves las primeras medidas, en especial en los espacios donde se debe decidir por perfeccionar lo que se está haciendo o derechamente cambiar desde cero lo dejado por el Gobierno anterior.

Una segunda adaptación es la que deben experimentar todos los proyectos que surgen desde el Ejecutivo. Hay una transacción con diversos actores públicos y privados. Este proceso de avanzar, retroceder y reformular tensiona a lo que se llama vulgarmente “la muñeca política” de cada Gobierno. Los actores políticos fuera del poder ejecutivo no necesariamente se pueden comportar coherentes al momento de aprobar una iniciativa. Hay un esfuerzo adaptativo que vuelve el gobernar un arte.

Una tercera adaptación es asimilar definitivamente que Chile cambió. No es sólo su posición frente al consumo, sino también en su nivel de empatía hacia lo público. Algo de ésto se visualizó con la visita del Papa a Chile. Es cosa de atar los cabos. Los relatos que motivan a los ciudadanos son otros. La gente movió los límites de lo moralmente aceptado. Esa sintonía fina es la que está cambiando, esa señal es lo que cambia nuestra forma de entender el buen Gobierno.

Tenemos entonces una ciudadanía que modifica rápidamente su opinión. Hoy nadie cuenta con un apoyo monolítico, que de carta blanca. Hoy las personas valoran su individualidad, de ahí la crisis de lo público y con ello la crisis de los partidos políticos, la iglesia, hasta los clubes en el barrio. Ese es un cambio que obliga a condicionar las decisiones, te lleva a privilegiar la foto, a buscar frenéticamente el aplauso, en el fondo a buscar políticas públicas que renten en el corto plazo.

Esperemos que de tanto arreglar la carga no nos olvidemos del destino final del viaje.

Dr. Francisco Gatica N.
Director de Corbiobío
Académico UBB

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>