Corporación Privada de Desarrollo de la Región del Bío Bío

Elección de gobernadores regionales y la voluntad de poder

Elección de gobernadores regionales y la voluntad de poder

jun 19, 2017

Para algunos la eventual postergación de los gobernadores regionales para el año 2020, junto con la elección de alcaldes y concejales, es un retroceso en la senda de descentralización del país. Desde las regiones buscamos que este nuevo marco institucional se instale rápido para contribuir al desarrollo local.

El resultado produce una desazón, que se explica por un tema de fondo. Muchos sospechan de  la capacidad que tiene nuestro sistema político para concretar iniciativas que busquen el bien común. Está presente la desconfianza que los ejes programáticos iniciales puedan ser desvirtuados y terminen  por ir en el sentido contrario al pensado originalmente.

Entonces hay una crisis de ansiedad. Tememos que el próximo gobierno le quite prioridad a la iniciativa o que esta termine atrapada en el “conservadurismo dinámico”: excesos de comisiones, “parálisis por análisis”, “calculadora política en la mano” y el miedo paralizante que se produce al momento de instalar reformas estructurales, entre otros factores.

Alguien me comentó que es más fácil conseguir inversionistas cuando ya hay movimiento de tierra en una obra, que cuando sólo hay un plano. Se me ocurre que la instalación de la figura de los gobernadores regionales tiene de eso. Hay que empezar por algo. Esa autoridad elegida democráticamente se deberá ganar sus espacios, tendrá que pelear por la transferencia de competencias, en el fondo debe ganar poder. Por lo tanto, el proceso será lento y tendrá muchos frentes.

Chile necesita estar descentralizado para alcanzar el desarrollo. Una dimensión clave es el equilibrio territorial. Entonces, la democratización de los espacios locales es un proceso necesario y, a mi juicio, inevitable. Por lo tanto, hay que seguirlo o vigilarlo, paso a paso, por parte de los actores regionales.

Si las causas del centralismo son las desconfianzas que se tienen en los equipos locales, la existencia de instrumentos que solo privilegian las asimétricas “ventajas de inicio” (producto de la historia) y las economías de escalas políticas derivadas de la concentración geográfica de los electores (voto), entonces tenemos que estar conscientes que los factores que van en el sentido contrario son poderosos. Por tanto, la descentralización es un ejercicio de voluntad de poder local. No se puede entender de otra forma.

Entonces aprovechemos todas las instancias y momentos para mejorar las iniciativas. Lo importante es no perder el sentido final: dar y construir poder para y desde las regiones. Para esto es fundamental escuchar a los actores locales de forma tal de gatillar sinergias para mejorar iniciativas complementarias, en todos los frentes o ámbitos del desarrollo regional.

Dr. Francisco Gatica N.
Asesor Centro de Estudios Corbiobío
Académico UBB

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>