Corporación Privada de Desarrollo de la Región del Bío Bío

Descentralizar para desarrollar

Descentralizar para desarrollar

may 28, 2017

Uno de los desafíos que Chile afronta dice relación con la necesidad de alcanzar un desarrollo más inclusivo. Al respecto, es usual que frente a esta idea emerjan en primer lugar las inequidades socioeconómicas, que limitan el desenvolvimiento de variados segmentos sociales en el país. En este análisis, junto a ello, también cabe recoger los marcados desequilibrios territoriales que se aprecian en Chile, que definen un país con desarmonías territoriales y que, en el caso de nuestra Región del Biobío, señalan una prolongada situación de rezago en un conjunto de indicadores de desarrollo claves, respecto de los promedios nacionales.

En este escenario, desde distintas esferas se ha planteado la urgencia de emprender un proceso de descentralización más decidido, que permita recoger de manera más efectiva el gran potencial de diversidad territorial de nuestro país. En este marco, en distintos momentos, se han emprendido acciones con la pretensión de promover el proceso de descentralización que Chile demanda; no obstante, aún dichas acciones parecen no tener la profundidad suficiente como para promover un desarrollo más armónico y territorialmente más equilibrado en nuestro país.

Actualmente, emergen nuevamente propuestas de distinto orden que apuntan a la necesidad de descentralizar. En este contexto, es preciso resaltar algunas ideas fuerza que debieran imprimirse a las propuestas y en ello, a lo menos tres elementos debieran considerarse.

En primer lugar, cabe recoger la idea de transferir efectivo poder de decisión a la ciudadanía local, en el marco de un proceso más profundo de participación; ello iría en la línea de agregar pertinencia territorial en las políticas, incorporando con mayor vigor las impresiones de quienes están más cerca de las problemáticas territoriales. En segundo lugar, desenvolver condiciones para fortalecer equipos e implementar consecuencialmente el mayor poder de decisión que se transfiera a los territorios, con capacidades efectivas para ejercerlo. Y en tercer lugar, transferencia de recursos, para que efectivamente las decisiones de los territorios, especialmente en aquellos ámbitos y proyectos de inversión claves que la ciudadanía territorial defina, puedan tener lugar de manera concreta.

En el fondo, de lo que se trata es que las propuestas puedan ser dotadas de un potencial de implementación efectivo de manera sistémica y compleja, desenvolviendo una participación ciudadana territorial que efectivamente se pueda traducir en acciones y proyectos concretos en cada territorio, de manera tal que el proceso de descentralización que se emprenda efectivamente pueda ser también un proceso de desarrollo territorial más armónico y equilibrado en Chile.

Ariel Yévenes Subiabre
Economista Centro de Estudios Corbiobío
Académico UBB

 

 

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>